Los productos Cytonic son fórmulas revolucionarias diseñadas específicamente para fortificar los trillones de células de su cuepo, para ser más precisos las células de su sistema inmune. Cytonic - cito (célula) + Tnic (elixir). Cytonics son productos de salud poderosos y naturales que contienen la proteína transportadora de la vitamina D (VDTP), que es una glicoproteína en ocasiones nombrada como GCMAF.

Las proteínas que consumimos todos los días nos ayudan a mantenernos fuertes y sanos. Los productos Cytonic contienen la proteína específica necesaria para alimentar nuestras células inmunes, VDTP. En nuestro laboratorio registrado por ISO y GMP, extraemos VTDP del calostro bovino y luego lo filtramos muchísimas veces hasta que sólo quedan las proteínas y no queda absolutamente nada de caseína presente.

 Vamos a echar un vistazo a lo que los productos Cytonic contienen y cómo regulan la función del sistema inmunológico.

Las citoproteínas (cito significa células) son proteínas que activan las células. Hay 482 citoproteínas en la cadena de la proteína transportadora de la vitamina D y cada una activa un tipo específico de célula de nuestro cuerpo. La alimentación de nuestras células inmunes es una función muy importante de las citoproteínas, otra función importante es el transporte de vitaminas y ácidos grasos para construir y reparar las células, así como para eliminar las toxinas del cuerpo. Esta función vital toma el nombre de “proteína transportadora”.

¿Qué es una proteína transportadora?

Las proteínas transportadoras participan en el movimiento de los iones y de micro y macromoléculas a través de membranas biológicas (es decir, una pared celular). Éstas proteínas son proteínas integrales de la membrana, lo que significa que viven dentro de la membrana, a través de la cual transportan sustancias. Un ejemplo muy claro de una proteína transportadora en acción sería cuando la hemoglobina recoge y transporta el oxígeno a los tejidos donde se la necesita. La VDTP es una proteína transportadora multifuncional producida por el cuerpo humano. Es responsable de transportar la vitamina D, unir los ácidos grasos, eliminar las toxinas, y una serie de otras funciones asociadas con la modulación del sistema inmune y las respuestas inflamatorias. Contiene 482 citoproteínas entretejidas en 3 dominios con 3 funciones importantes.

Dominio 1 – Unión de vitamina D La vitamina D promueve la absorción de calcio, modula el crecimiento celular, contribuye a las funciones neuromusculares e inmunológicas y reduce la inflamación. Cada célula de nuestro cuerpo tiene un receptor de la vitamina D, y cada célula de nuestro cuerpo segrega una hormona de vitamina D. La proteína transportadora de la vitamina D se une a la vitamina D que ya está almacenada en el cuerpo y la transporta a donde más se necesita.

Dominio 2 - Unión de ácidos grasos Los ácidos grasos se requieren para muchas funciones vitales del cuerpo humano, desde la construcción de células sanas hasta el mantenimiento de la función del cerebro y de los nervios. Debido a que nuestro cuerpo no puede producir todos los ácidos grasos que necesitamos, debemos recibir algunos de ellos a través de los alimentos. La VDTP une estos ácidos grasos esenciales y los transporta a donde pueden ayudar a nuestras células a sanar y reparar.

Dominio 3 - Depuración de Actina La VDTP es un componente importante del sistema depurador de actina plasmática y actúa como un recolector de basura transportando estas toxinas desde el sistema linfático, el torrente sanguíneo, los tejidos y los huesos, al hígado para que puedan ser eliminados del cuerpo naturalmente. Dentro de este tercer dominio de las funciones de la VDTP, nos encontramos con una agrupación de citoproteínas diseñadas para activar las células inmunes. Esto fue lo que llamó por primera vez la atención del renombrado inmunólogo Dr. Nobuto Yamamoto, quien descubrió que esta agrupación específica es responsable de la activación de los glóbulos blancos de la sangre para convertirse en células asesinas naturales, células B y macrófagos.

Células inmunes inactivas

Sin VDTP, estos tres tipos de células inmunes consumen energía suficiente para mantenerse con vida. En un cuerpo sano, los linfocitos y monocitos liberan las enzimas necesarias para digerir y eliminar los azúcares producidos por VDTP, para madurar en última instancia, en lo que se llama colectivamente nuestro sistema inmune o inmunológico. Este proceso debe estar ocurriendo dentro de ti y de mi millones de veces al día. Si por cualquier razón nuestros linfocitos y monocitos no se activan, nuestra inmunidad se ve comprometida y está en riesgo de colapsar por completo.

 

 

Células asesinas naturales

Las células asesinas naturales comienzan sus vidas como linfocitos y maduran en los ganglios linfáticos. Cuando sentimos que nuestras glándulas están inflamadas, es porque nuestros cuerpos están produciendo más células inmunes asesinas naturales. Después de aproximadamente 72 horas, están listas para salir del sistema linfático y entrar en el torrente sanguíneo. Una vez activadas por la proteína transportadora de la vitamina D, maduran en células asesinas naturales, las cuales son en gran medida responsables de la apoptosis (muerte celular programada) de las células cancerígenas y las células infectadas en el cuerpo. Son despiadados como los ninjas en sus acciones. La vida generalmente de las células asesinas naturales es de 7-10 días.

Células B

Las células B también comienzan sus vidas como linfocitos y requieren de la proteína transportadora de la vitamina D para madurar. Sin embargo, se comportan de manera muy diferente de las células asesinas naturales. Las células B producen y liberan anticuerpos en la sangre que se adhieren a patógenos específicos, evitando que penetren en las células y se multipliquen.

También actúan como un faro, señalando el peligro para las células asesinas naturales. Las células B impiden que las células se infecten, pero si se infectan, las células asesinas naturales entran y destruyen la célula infectada. Esto nos lleva a nuestra 3ª y más potente célula inmune, los macrófagos.

Los macrófagos

Los macrófagos son glóbulos blancos grandes e inteligentes que persiguen, capturan, tragan y digieren a los intrusos. Ellos capturan y fagocitan (literalmente, "comen") a sus enemigos. Pueden multiplicarse rápidamente cuando sea necesario. Sin embargo, son naturalmente indolentes y necesitan ser activados por la VDTP.

La opsonina "súper pegamento" les ayuda a adherirse a sus presas. Sus rayos mortíferos de radicales libres impulsados por electrones (proceso conocido como “explosión oxidativa”) producen explosiones que hacen agujeros en los microbios y en las células cancerígenas. Una vez que un microbio o célula cáncerígena ha sido fagocitado por un macrófago, se encapsula dentro de un "fagolisosoma" (el intracelular "cámara de la muerte"), donde se mata a continuación (si ya no está muerto).

El fagolisosoma luego segrega un cóctel de radicales libres corrosivos y enzimas que digieren rápidamente el patógeno en sus partes componentes que consisten en aminoácidos, ácidos nucleicos y ácidos grasos. Debido a que estos son componentes fundamentales de la célula, el cuerpo lo recicla rápidamente utilizando las "piezas de repuesto" para construir nuevas células sanas.

Nagalase - Un enemigo poco conocido del sistema inmune

Antes de la investigación del Dr. Yamamoto sobre el nagalase, la inmunosupresión causada por los virus y los tumores se conocía muy poco. El Dr. Yamamoto ha descubierto que los pacientes con cáncer tenían altos niveles de nagalase, y que esta enzima destruía (desglicosilación) el grupo de citoproteínas en la cadena de VDTP necesaria para activar nuestras células inmunes. El nagalase no tiene enemigos naturales, y ningún proceso corporal, fármaco o tratamiento podrían ser más listos que él. La investigación del Dr. Yamamoto sobre esta enzima ha llevado a nuestra comprensión de hoy en día de lo que causa la inmunosupresión, permitiendo que los cánceres aumenten y los virus se multipliquen sin nuestro control.

Sin un acceso a este conjunto de citoproteínas, que se encuentran sólo en la VDTP, la activación de las células asesinas naturales, células B y macrófagos es casi imposible. Por lo tanto, el Dr. Yamamoto comenzó a centrarse en encontrar una manera de burlar el nagalase.

Encontrar la Inmunidad en el Nagalase

El Dr. Yamamoto (foto de la izquierda) en la búsqueda del nagalase demostró que era, de hecho, posible prevenir que el nagalase destruyera la agrupación de proteínas responsables de la activación de las células inmunes. A través de la aplicación de varias enzimas, él fue capaz de eliminar dos de las citoproteínas específicas de esta agrupación, y dejar sólo la citoproteína responsable de activar los macrófagos en la superficie de la VDTP. Como resultado, el nagalase ya no podía desactivar la proteína y evitar la activación de los macrófagos. El Dr. Yamamoto llamó a su fórmula GcMAF -factor activador de glucosa macrófaga- y descubrió que su aplicación aumentaba la activación de los macrófagos para el beneficio de la función del sistema inmunológico.

Las primeras pruebas clínicas de GcMAF en humanos

En su primer prueba clínica en humanos para observar los efectos de GcMAF, Yamamoto seleccionó 30 pacientes con cáncer en la fase 4. Los pacientes habían recibido previamente quimioterapia, radioterapia y/o cirugía. A pesar de la intervención alopática, todos experimentaron niveles elevados de nagalase en la sangre, lo que indicaba que el cáncer estaba regresando. A lo largo de la prueba, los pacientes recibieron 100 ng (nanogramos) de GcMAF inyectable por semana durante no más de 6 meses. Al final de la prueba, todos los pacientes mostraron niveles de nagalase dentro del rango normal, y 7 años después de la prueba se reportó que los 30 pacientes estaban vivos y nuevas pruebas encontraron que sus niveles de nagalase permanecieron dentro del rango normal.

Pocos años después, el Dr. Yamamoto repitió esta pruebade inyecciones de GcMAF con los pacientes que tenían VIH positivo; estos pacientes también mostraron niveles elevados de nagalase. Al final de la prueba, los niveles de nagalase en todos los pacientes también se encontraron dentro del rango normal, dando así las inyecciones de GcMAF un historial muy positivo.

A pesar de este enfoque revolucionario para la estimulación de la función del sistema inmunológico, y de tres exitosas pruebas en humanos para apoyar sus teorías, el trabajo del Dr. Yamamoto no había recibido los elogios o incluso la atención que merecía. Como una forma de proteger su trabajo, Yamamoto patentó el proceso de producción de GcMAF y la prueba de nagalase. No pudo, sin embargo, patentar la VDTP, ya que es una proteína que se produce naturalmente o su derivado el GcMAF.

El trabajo pionero del Dr. Bradstreet con el GcMAF y el autismo

El difunto Dr. Jeffrey Bradstreet era un médico e investigador especializado en intervenciones biomédicas exitosas para los niños en el espectro del autismo. En 2011, comenzó a investigar el trabajo del Dr. Yamamoto y a través de pruebas de nagalase descubrió que los niños en el espectro del autismo que puso a prueba, mostraron niveles elevados de nagalase. Su siguiente paso fue tomar un pequeño grupo de 20 niños y administrarles GcMAF inyectable. Los análisis de sangre posteriores mostraron que los niveles de nagalase disminuyeron, y a esto se suma la evidencia de las anécdotas positivas de los padres, que informaron que hubo mejoras en la cognición, la socialización, la salud, y en algunos casos el habla.

La evolución de GcMAF a Cytonics

Cytoinnovations Ltd. ha estado investigando y desarrollando productos de GcMAF desde 2011. En 2015, encomendamos a nuestros científicos el objetivo de utilizar GcMAF para diseñar VDTP para que funcione, no sólo para activar los monocitos para que se conviertan en macrófagos, sino también para activar los linfocitos, todo en la presencia de nagalase. Con esto esperábamos que se facilitara una respuesta más rápida de los linfocitos, además en una forma más armoniosa de la función inmune en su conjunto.

Aunque los macrófagos son probablemente nuestras células inmunes más versátiles, no son tan eficaces contra los virus como las células asesinas naturales o las células B. Cuando las células asesinas naturales y los macrófagos son activadas a la vez, los macrófagos pasan a tener un rol secundario, encargándose de la limpieza del campo de batalla de patógenos muertos y de células cancerígenas, y luego reciclando sus componentes para construir nuevas células sanas. Por esta y otras razones, creíamos que uniendo el grupo de proteínas responsables de la activación de los macrófagos nos conduciría un producto que sería mucho más efectivo que el GcMAF original, y no fuimos decepcionados.

Las dos estructuras de las proteínas resultantes, que están presentes en todos los productos cytonic, permiten la activación de los macrófagos y no sólo eso, sino también activan las células asesinas naturales y células B, una actualización verdaderamente radical. Además, debido al nagalase que se localiza en la sangre, los productos transdérmicos cytonic (por ejemplo, cremas y aceites) proporcionan una ruta más eficiente y rápida hacia los linfocitos que se propagan más rápido y la eliminación definitiva de los agentes patógenos, toxinas y tumores.

Share This Article

Shopping Cart

No items in cart

Select Currency