En resumen, el autismo es un grupo de desordenes con causas genéticas y ambientales. Los niños con desordenes en el espectro autista presentan anormalidades en el cerebro durante transcurso de los primeros dos años de vida. Esto puede ser atribuido a la inflamación o el flujo linfático que proviene del cerebro, el factor asociado son los meninges que se encuentran en el sistema linfatico.

Los niños con desordenes en el espectro autista aparentan tener un incremento en el flujo cefalorraquídeo y en las circunvoluciones o espacios alrededor del cerebro (Espacios extra-axiales). Un incremento en los espacios extra-axiales se relaciona con el incremento de la gravedad de los síntomas, la razón del incremento del fluido a sido recientemente descubierta.

La hipótesis generada por el Dr. Bradstreet & Rugerrieo “ Como podemos observar ahora descubrimos que existe un sistema linfático en el cerebro y el desorden en el espectro autista muestra un incremento en el fluido de los espacios extra-axiales , el incremento de los espacios extra- axiales puede ser atribuido a la inflamación y las infecciones, mientras que un bloqueo en el drenaje del sistema linfático puede contribuir en un incremento de los fluidos extra-axiales”.


 

La patogénesis del desorden en el espectro autista muestra infecciones crónicas con irregularidades en el sistema inmune e inflamación en el cerebro que puede ser atribuida a un grupo de polyomavirus. Esta formación crea un bloqueo en el drenaje del sistema linfático y las toxinas no pueden ser removidas adecuadamente del cerebro y tampoco permite que los microbios (buenos) puedan nutrir al cerebro.

Adicionalmente esta inflamación suele aparecer cuando se pone presión en ciertas partes del cerebro encargadas de lenguaje y las reacciones cognitivas.

Una sonografia transcraneal puede ayudar a aquellos niños que corran el riesgo de presentar un desorden del espectro autista y también puede establecer la eficacia en la cual esta trabajando el drenaje del sistema linfático en el cerebro.
La conclusión es que si el drenaje del sistema linfático es pobre, la presión del fluido alrededor del cerebro puede ser responsable de algunos síntomas del autismo.

¿Como se relaciona esto con el GcMAF?

El GcMAF, mejor conocido como el transportador proteínico de la Vitamina D, es una proteína multifuncional que además de tener esta importante función, alimenta las células del sistema inmunológico. Sin ella nuestro células inmunes y nuestro sistema inmunológico que permanece activo, corren peligro.

Se ha probado en mas del 85 % de los casos de niños con autismo estudiados por el Dr. Bradstreet que ese es el principal factor que lo genera.

Entonces si alimentamos debidamente las células de nuestro sistema inmune, alcanzaran completa su madurez en un lapso de 72hrs, durante este tiempo es común que el niño presente ciertos síntomas como adormecimiento, dolor de cabeza o ligeras fiebres.

La fiebre es una sabia y efectiva reacción que se ha desarrollado en los mamíferos y en los humanos. Debido a que los virus, bacterias y agentes patógenos se multiplican rápidamente, sus membranas son mas delgadas que las presentes en la naturaleza del sistema inmune, la fiebre se encarga de debilitar esa membrana y las hace mas vulnerables para que el sistema inmune pueda combatirlas y deshacerse de ellas. La Fiebre también estimula las células blancas de la sangre en nuestro sistema inmune resultando así en una mayor potencia inmunológica.

El Dr. Bradstreet toca el tema de la fiebre en su documento:
“A pesar de las preocupaciones acerca del sistema autoinmune en el autismo, ninguno de los pacientes observados en este estudio presentaron efectos secundarios, y no fue requerido que se suspendiera o dejaran el tratamiento. Durante las primeras semanas de tratamiento 3 de 40 pacientes(7.5%) experimentaron un leve o moderado aumento en la temperatura corporal que se produce normalmente de 24 a 48 horas después de la ingesta o inyección de GcMAF y con una duración menor a las 24 horas. Les fue permitido a los padres utilizar Ibuprofeno solo en caso que la temperatura se elevara a mas de 39°C (102°F) y solo dos los utilizaron durante las primeras semanas.

En el segundo mes los pacientes no experimentaron eventos febriles significativos. Curiosamente durante las primeras 3 semanas, 6 de los 40 pacientes (15%) comienzan a producir erupciones corporales compatibles con exantemas virales (por lo general en el tronco y en las pápulas con mayor frecuencia que las máculas). No se observaron petequias. Estas erupciones podrían representar la manifestación de infecciones virales latentes o persistentes que interactúan con los macrófagos activados.”

El Dr. Bradstreet & Rugerrieo trabajando desde una clínica en Suiza, ofrecieron un protocolo de tratamiento para niños con autismo que duró 5 días. En el 1er día el cerebro fue escaneado y cualquier inflación se trazó. Entonces, después de 5 días de nebulización, una variante de GcMAF llamada Goleic, se volvió a mesurar el cerebro.

Los resultados fueron muy alentadores, se presento una reducción de la inflamación y hubo una gran mejora de la cognición. Nuestras células inmunes tienen acceso a todas las partes de nuestro cuerpo y, la nueva estimulación brindada al sistema inmune, comienza por dirigir todas sus energías en eliminar los virus del cerebro. Así que, después de comenzar a utilizar GcMAF, se observan a menudo dentro de la primer semana algunas bajas fiebres, dolores de cabeza y letargo que , en compañía de las infecciones virales que generalmente duran unos pocos días.

Lo que es comúnmente reportado en las siguientes semanas es el deseo del hablar de niño, muy a menudo ya lo hacen. A veces, estas son las primeras palabras jamás pronunciadas. Otros beneficios comúnmente reportados son que para este período se mejora la socialización, la cognición, la salud, el sueño y muestran mas afecto.

La belleza de utilizar nuestro propio sistema inmune, es que crea células memoria entorno al caso y se encuentra preparado para futuras amenazas. Después de esto el cuerpo crea otro ejército inmunológico, que consiste en macrófagos y células-T auxiliares. Juntos trabajan como un equipo finamente organizado de  celulas-ingenieras, limpiando metales y otras toxinas, mientras reparan el cerebro.

Referencias:

Comparte Este Articulo

Carrito de Compras

No items in cart

Seleccione el tipo de moneda

GcMAF.LA Lista de Correo, Mailing List

No compartiremos su correo electrónico con un tercero.
We will not share your email with a third party.